domingo, 10 de junio de 2007

irak

no, no voy a poner una disertacion sobre lo que pasa en irak, este post es solo para quejarme.

ya se lo que siente un iraqui por las noches, hace diez minutitos estaba apunto de dormirme tranquilamente, cogiendo ese puntito en el que ya no ves y no oyes y estas tan agusto pero que aun no te has dormido, y entonces suena booom, y a los treinta segundos booom, y tu con el primero piensas, habrá ganado alguien la liga, o las motos o el baloncesto o algo, y entonces oyes lo que perfectamente podrían ser unas bombas de racimo, o unas rafagas de metralleta.

En ese momento con el estruendo que hay tu sueño se ha ido a la mierda, y tu dices jodeeeer, te acuerdas que no vives en irak, y ves que son fuegos artificiales, que la gente está con las fiestas y que tu estás intentando dormir por que al dia siguiente te levantas temprano a estudiar, pero nada, hasta dentro de media hora hay cohetes petardos, fuegos artificiales y algo que si no es fuego de artilleria pesada, se le parece mucho. nos faltan solo las aspas de los helicopteros y los marines apostados en la puerta para que esto parezca una noche cualquiera, no me voy a quejar de que los pongan, no señor, me voy a quejar de que en vez de a las 23:00 sean a las 00:00 de eso me quejo, ah, y de que queria dormir.

saludos

4 comentarios:

laparca dijo...

Ya, ves. ¿Y de qué te quejas? Vente este agosto a las fiestas de Leganés y compara.

Riva dijo...

de lo que se queja es de que otros años en las fiestas del barrio a esas horas estabamos de parranda y no estudiando. De todas formas, los petardos se llegaban a oir en mi casa

Profesor James Moriarty dijo...

cierto es riva, pero para lo que habia que ver este año no merecía la pena perder una noche y estar al dia siguiente muriendose y sin poder estudiar

Shálafi dijo...

Yo me acuerdo que el año pasado fui a alicante todo julio y eran las fiestas hacia mediados del mes. Había castillos de fuegos artificiales y casi salgo llorando porque entre el retumbe de entre los edificos y que teniamos el castillo a 20 metros o así empecé a revivir como si literalmente estuviera en la guerra. Es una sensación muy desagradable que no se la deseo a nadie.