lunes, 18 de mayo de 2009

40 años (II) versión alternativa

Cuando salimos, sacó su pitillera, esta era de oro, pero en el interior, guardaba junto con los cigarrillos, un trozo de la que le regalé yo, apenas lo pude ver, cerro la pitillera, como tantas otras veces hice lo mismo que siempre hacía, lo tenía tan arraigado en mi memoria, que pese a que ya no era un crio, salió como un resorte. Cogí el cigarrillo de su boca, le dí un beso timido y de mi boca salio un gracias,Ella frunció el ceño y las arrugas afloraron para recordarme que ya no eramos niños, sacó el segundo cigarrillo, esta vez pude ver mejor el trozo y comprobé que efectivamente era un resto de cuero negro rojizo, sabía que era el que le regalé nuestro primer aniversario. Saqué el mechero, y encendí su cigarrillo y luego el mio.

-Exactamente igual que siempre¿eh?- Me guiñó un ojo.
-Claro, al fin y al cabo volvemos al pasado, y espero que por mucho tiempo.-respondí -¿Por qué no lo intentamos?-mi voz temblaba.
-ese no era el plan,- su mirada era... una mezcla entre sorpresa, alegría y contradiccion a partes iguales.
-has cambiado, ya no eres el soñador romantico al que conocí...-
-por supuesto que he cambiado, pero sigo siendo el mismo- la interrumpí bruscamente antes de que se pudiera encender.
pausé un momento para dar una calada al cigarrillo.
-Ahora que te tengo de vuelta, no querría separarme de tí un solo instante en esta vida...- otra calada más, seguíamos andando, nos cogimos de la mano, poco a poco, levanté su mano y me paré.

Tomando un poco de aire intenté evitar el camino que ibamos a recorrer, porque por una vez despues de miles de días, quería vivir.
-han sido demasiados años, tanta soledad y tantas desgracias, y ahora has vuelto, por favor, una vez mas, quiero que volvamos a ser como antes.- Casi se puede decir que esperaba esto, porque su cara apenas había cambiado, o que me conocía y realmente no habíamos cambiado tanto.

Cogío con la otra mano el cigarrillo de su boca, lo bajó, se acercó a mi y me besó, un beso calido y lento, como si lo hubiera esperado durante muchos años y lo estuviera disfrutando hasta el final.
-Claro, ¿no te acuerdas de la promesa?- preguntó con dulzura.
-Si a los cuarenta no somos felices nos suicidamos juntos.-respondí.
-Veo que te acuerdas.-
-perfectamente, no he podido olvidarlo, ni en los buenos momentos ni en los malos.-
-bueno, pues yo ahora mismo soy feliz.-y me volvio a besar. Siempre tenía la iniciativa, siempre se anticipaba a mi, incluso despues de tantos años, me seguía llevando ventaja.
-¿y tu?-
-yo no, todavía no.-mi respuesta la descolocó, lo suficiente, como para permitirme tomar la iniciativa y devolverle el beso, un beso corto, pero duró lo suficiente como para acabar de hacerme pensar.
-ahora sí, ahora soy feliz.-
-eres un cinico...-
-ya, pero por eso me quieres...-
-¿a donde quieres que vayamos?-preguntó ironicamente.
-ya sabes mi respuesta, donde tu quieras cariño.-siempre había sido igual de indeciso y no iba a cambiar ni aunque me estuviera a punto de morirme.
Ella se rascó la cabeza, pensando y dijo su frase, cada vez que yo le decía alguna indecisión y no quería decidir contestaba lo mismo.
-pues entonces...¡ hasta el infinito y mas allá!-




--------------------------------------------

Bueno, algun comentario externo me ha llegado de que no os gustaba demasiado la idea de que el 40 años acabase como acababa. hoy os doy una segunda versión. votad la que mas os guste.
^^

1 comentario:

laparca dijo...

La verdad es que en el fondo me recuerda mucho a la película de "si no te casas, me mato" :-P