jueves, 9 de julio de 2009

Elefantes...

Había una vez un pequeño elefante, de unos pocos meses que fue llevado a un circo, cuando le transportaban iba en su camion, pero cuando llegaban al destino, lo dejaban atado al suelo con una cadena y una estaca clavando la cadena al suelo. Como el elefante no quería estar ahí, tiraba y tiraba de la cadena, pero no era tan fuerte como la estaca y no conseguía mover la cadena, solo hacerse daño y no era capaz de salir, de ese lugar, aunque lo maltrataban y no era feliz. Poco a poco el elefante fue creciendo, pero para entonces como ya había intentado miles de veces vencer a la estaca y nunca había podido, se resignó, alcanzó el tamaño de un elefante adulto y simplemente con ver la cadena ya sabía lo que debía hacer, y asi pasó su vida, atado a una cadena que si hubiera querido hubiera podido llevarse desde un par de años o tres despues de llegar al circo.

Curiosamente las cadenas al elefante solo al principio servían para atarle, luego servían simplemente para recordarle que era preso.

hoy os dejo una canción, que al final, me ha tocado escribir por aqui a mi porque no la he encontrado

la serenata de la guitarra, o la cancion de lamiroir

http://www.youtube.com/watch?v=sRd4jfZ9hZQ



Cariño, cariño...
Oh, esa noche, al abrazarte,
cuando robastes las llaves
que mi corazón guardaba.

Placer, placer...
Pero una melodia fugaz...
me rodea y me envuelve
y ahora vuelo por los aires

Woh... Woh...

Arde en mi corazon. Fuego.
Consume mi amor. lo consume.
Como una bala de amor. Fuego.
Llevate mi vida. Llévatela.

Guitarra, guitarra...
Juntos hacia el cielo

No hay comentarios: