jueves, 2 de julio de 2009

Zen

sep, la continuación del del otro día.

El maestro Suiwo era discipulo de Hakuin y fue un buen maestro. Cierto día durante un retiro de verano le fue a visitar un discipulo llegado de una isla del sur de japon.
Suiwó le planteo la pregunta del aplauso con una sola mano. El discipulo trató de resolverlo sin exito durante tres años. Una noche acudió a ver al maestro y le dijo: "No he sido capaz de resolver la cuestion. Tendre que volver al sur lleno de vergüenza y confuso."
A lo que el maestro le respondió:
"Durante una semana más, medita."
El discípulo lo hizo así, pero transcurrido el tiempo volvió a ver al maestro y éste le dijo:
"una semana más"
pero el discípulo no lo consiguió, volvió a ver al maestro y éste le dijo:
"Cinco dias más".
Transcurridos los cuales sin resultados, volvio a ver al maestro y éste le dijo:
"Tres dias más y si no alcanzas la iluminación lo mejor que puedes hacer es suicidarte."
Tan solo habían transcurrido dos días y el discípulo consiguió la iluminación

1 comentario:

laparca dijo...

lo que hace la presión...