martes, 22 de diciembre de 2009

los ninja no existen.

Bueno, hoy hellen estará de alegría porque traigo aquí su meme del verano... xD si he tardado, pero esta historia me gusta mas que la anterior... aunque debería de reescribirla porque creo que habrá partes donde sea confuso los juegos entre 1º persona pensando y descripción.
 A ver si el próximo es la de la reina del hielo...
-------------------------------------------------------------------------

Los ninja no existen

Los ninja no existen, como los Kappa, como los monstruos marinos o como los dioses, eso dicen, en mi pueblo los ninja son una leyenda mas como la sirena, lo que ellos no saben es que la familia real son ninjas, perfeccionados en el arte de matar, espiar, recoger información y proteger la ciudad, cada miembro de la familia real es entrenado, y cada noche varios salen a patrullar las ciudades, no hay crimen que se cometa tres noches seguidas ni ofensa al palacio que quede sin su castigo.

Las mujeres del clan son las que llevan el peso, yo como princesa soy ahora la lider, pero antes fueron mi madre y antes de ella mi abuela, los hombres tienen que estar en audiencias duarante el día y durante la noche tienen que patrullar, para parecer sanos y vigorosos no pueden estar toda la noche en vela, pero las mujeres, nadie se fija en nosotros y si una mujer parece cansada o parece debil nadie dice nada de ella, somos la mejor manera de escondernos, si nuestros vecinos supieran como somos nos temerían en vez de intentar amenazarnos.

Hoy he tenido visita, un embajador vino a decir que o nos planteamos ceder a sus deseos y pagar unos aranceles durant toda la vida o nos invadiran, que venga un general despotico y genocida a decirme eso me indigna, pero que a demas, sean tan arrogantes y crean que no tenemos fuerzas ni alianzas como para hacer frente a ese pais... y mas cuando si nos invaden caeran seguro hacen que este tipo de estupideces sea como para enfadarse y el colmo es que me intenten humillar en público solo por ser mujer, pues eso no lo consiento, y tampoco que me digan que me tengo que casar con quien ellos quieran, solo me casaré por amor y cuando yo quiera, nada de uniones políticas.

Es de noche, todo, bueno, casi todo el mundo duerme, es el momento de aprovechar y salir ya con mi traje de noche, el otro "traje de noche".
Llevo veinte minutos de tejado en tejado y por fin he llegado, la caravana del chantajista se comienza a preparar, mejor, así nadie se enterará quien ha ajustado las cuentas a semejante persona. Me acerco a la ventana, oigo ruidos, parece una discusión, a ver que dicen.

-Como que he sido demasiado duro y que estoy loco, eh niñato? pero quien te crees que eres, yo ya arrancaba cabezas en el campo de batalla cuando tu todavía no eras ni una idea en la mente de tus padres- Gritaba el general.
-pero general, este pais sigue en pie desde hace 2000 años, no cree que es por algo? y amenazar a alguien a quien queremos como aliado le parece normal?- Una voz joven, tambaleante, pero valiente seguía hablando
- Esto es de locos, si el Rey se entera de esto nos va a matar.-
El general interrumpió- Oh, tranquilo, tu tío no se va a enterar de nada, esta noche ya está en marcha todo para que el y su familia sean nuestros martires, pero tranquilo que veras  el amanecer, sereos el motivo de guerra para que invadamos esta pequeña peininsula... ¡Guardias! ya sabeis que hacer-
Los ruidos de pelea en el interior de la tienda eran evidentes, el muchacho se había intentado defender, pero rapidamente había sido apresado y yo no había hecho nada... por ahora, joder, si se los cargan tendremos un problema, el rey Hookan no era malo, solo un poco dejado... pero el chaval no tiene la culpa de nada, tengo que hacer algo.

Rapidamente desciendo, cojiendo por detras a uno de los guardias, su cuello es fragil y nadie me ha visto, el otro que retiene a un muchacho normalillo pero golpeado me mira solo un instante cuando su compañero cae, el tiempo en el que mi dardo envenenado tarda en atravesar su garganta, los dos guardias que custodiaban al joven están muertos, el chico se queda petrificado, esperando su muerte, al ver mis intenciones  atina a decir:
-Gracias, mi nombre es Jurgen, no sé quien o que eres, pero me has salvado- Mientras hacía esto, cogio una espada del cinto de uno de los guardias muertos y lo mete en una tienda, el chico tiene agallas, no parece muy fuerte pero aun así comprendo sus intenciones y hago con el otro cadaver lo mismo que el, en la oscuridad dos cuerpos desaparecen, como si se hubieran ido a dormir.
Jurgen volvio a hablar, aun no he matado a nadie, pero debo de impedir lo que va a hacer el general, es tarde para mi familia, pero el no puede hacer esto.-
Se iba a dirigir a una muerte segura, el muy tonto, se va a dirigir a su final sin tener idea de luchar, el no ha matado a nadie, yo demasiado a menudo, y si el muere, posiblemente sea el fin de su reino, me acerco a el y le doy un golpe, no se lo esperaba, por eso es tan efectivo, su estomago ya castigado, deja sin aire al cuerpo y cae inconsciente, con lo cansado uqe está tardará mucho en despertar, luego cuando acabe vuelvo a por el.

Ahora, lo importante y a lo que venía yo, sigilosamente llego a la puerta, me adentro poco a poco en la estancia, el general está haciendo planes en la silla y no me ha oido... eso me da mucha ventaja, tiro una bomba de humo al otro lado de la estancia, justo cuando se levanta le apreso por la espalda, será un general, pero contra alguien que es especialista en las distracciones y el ataque rapido no tiene nada que hacer, le oigo respirar, sus músculos se tensan y abre la boca, solo le da tiempo a abrirla, mientras lo hace, mi daga corta su garganta y yo digo, los cerdos que humillan a las damas mueren como tal, es una pena que contigo no se puedan hacer ni unos chorizos; ah, tu plan ha fracasado, Jurgen sigue vivo.-
Intenta gritar pero no puede, en un minuto estará desangrado, salgo sin ser vista, el chico todavía está ahi, con gran esfuerzo le recojo y le llevo a cuestas, necesito llegar al puesto de guardia mas cercano y dejarle, no pesa demasiado, pero no estoy acostumbrada a esto, espero que el guardia sea inteligente, procuro que se vea su escudo señorial y su anillo, y la nota que he dejado, llevar a palacio.

Tengo que correr, para cuando lleguen estar ahí, los tejados vuelven a ser el metodo mas rapido, casi no lo cuento, pero uno a uno, van pasando, mi corazón corre tan rápido como es capaz, tanto que creo que me va a dar un colapso, pero no se todavía por que, alguna noche he corrido a esta velocidad por los mismos tejados y no he tenido ningun problema, entonces, me viene la cara de Jurgen a la mente, será por el?    

Me quito la ropa, tan rapido como puede caer al suelo y esconderse bajo mi cama, me pongo un camison, el kimono y entro en mi cama fría, como todas las noches, quien sabe cuando dejará de ser fría al volver. Diez minutos despues suenan ruidos fuera y poco a poco la gente se despierta, llaman a mi puerta.

-Señora, El infante Jurgen de Rafleshia está en el castillo y ha sido atacado aparentemente, está inconsciente, a demas, el general Dekien con el que ha tenido audiencia hoy, ha sido encontrado muerto, junto con dos de sus hombres.-
Abro la puerta, y salgo a ver, mi cara, como si hubieran mencionado algo horrible y que no sería capaz de ver, pregunto si ha pasado algo mas, o hay algun detenido, nadie sabe nada, el que lo hizo era un profesional, les extraña que el chico solo esté magullado, pero no haya muerto. Voy a verle, a la sala médica del castillo, la cara está un poco torcida, y sangra un poco, pero tiene buena pinta, solo está cansado, me quedo con el toda la noche velandole.

Hoy hace casi nueve meses de aquella noche, la noche en que Rafleshia sufrió la muerte de toda la familia real, o eso pensaban, hicieron lo que se esperaba que hicieran, una pena, que cuando declararon la guerra, el ahora principe Jurgen, explicara  que, la guerra era falsa, que todo era una conspiración que había tenido como centro la familia real y como un guerrero le salvó la vida, e impidió que le mataran.

A su vuelta a su pais, el principe  elogió y  mostro su gratitud hacia mi pueblo tanto que fue comentada en todos los mentideros como una petición de matrimonio, ampliada por sus palabras hacia mi persona, que hicieron lo que nadie pensaba que pudiera pensar, y es que por primera vez en mi vida pensara en buscar alguien con quien reinar. Despues de la primera semana en el palacio y cuando nos conocimos mejor, comprobé que su corazón era cálido y valeroso, que pese a la tristeza de su alma por la perdida de sus tíos primos y padres, quería seguir viviendo y quería ser alguien mejor, y reinar con justicia, para los subditos, y en memoria de su familia, nos fuimos conociendo y en los dos meses que duró la conspiración y en los que no salío de palacio supe que sería el a quien jura devoción eterna, siempre y cuando entendiera el camino que debo seguir, y no solo lo entendio, sino que a demas, quiso aprender y ser tambien uno de los miembros del clan, pero eso es otra historia.

1 comentario:

tita hellen dijo...

Me gusta y mucho!!!! Es genial!!!

Lo de los chorizos me ha dejado un poco nokeada, pero mola la escapada!